Si lo amas, ¡Edúcalo! Para niños

porRosario Busquets Nosti

20 minutos

Comparte el capítulo en

PRÓLOGO

Fue una grata sorpresa y un honor para mí recibir la invitación de la doctora Rosario Busquets Nosti para escribir unas líneas en este magnífico libro que ahora tienes en tus manos. Chayo, para aquellos que tenemos la fortuna de conocerla —que por cierto somos muchos miles—, entre amigos, radioescuchas, pacientes y colegas, ha enriquecido nuestra vida familiar con sus consejos y sugerencias, a otros los ha salvado de un divorcio, o bien, les ha ayudado a sobrevivirlo; además de aquellos que han podido navegar las salvajes aguas de la paternidad gracias a su ayuda profesional.

Chayo Busquets ha producido un cúmulo de contenidos y ha compartido su experiencia, con la que se ha ganado la gratitud de muchos padres de familia y el reconocimiento de la comunidad profesional; sin embargo, no para: continúa con su incansable profesionalismo y gran labor social. En medio de sus consultas, conferencias y cursos, además de su exitoso programa de radio Chayo contigo en Joya 93.7 FM, ahora encontró el tiempo necesario para brindarnos, una vez más, su conocimiento en esta actualizada versión editorial.

Si lo amas, ¡edúcalo! Para niños es un voto a la esperanza, al mismo tiempo que una guía de consejos prácticos para enfrentar los desafíos de este mundo en constante evolución en don de el internet, la electrónica y las redes sociales han llegado ya —aceptémoslo— a impactar la vida y el desarrollo de los niños desde muy pequeñitos.

Esta nueva versión está diseñada para hacer la vida de los padres con hijos pequeños una experiencia más agradable y definitivamente con mucho menos remordimiento en el futuro.

Si lo amas, ¡edúcalo! Para niños nos ofrece escenarios específicos para ilustrar las respuestas y acciones que pueden funcionar y las que están condenadas al fracaso, desde su nacimiento hasta la inminente adolescencia.

Cargado de sensibles pero sensatas sugerencias en donde la sabiduría y los consejos prácticos de Chayo son los distintivos de este libro, Si lo amas, ¡edúcalo! Para niños es una importante contribución para la estabilidad de las familias de hoy.

Mariano Osorio


INTRODUCCIÓN

El cambio de percepción respecto a quién es el niño tiene relativamente poco tiempo. Hasta hace 25 o 30 años se le veía como alguien “vacío”, a quien había que “llenar” de información, ideas, modales, costumbres, conocimientos, valores, etcétera, para prepararlo para la vida adulta.

Muchos de los que hoy son padres fueron niños educados con la mirada, una mirada que tenía diferentes intenciones y a través de la cual, sin necesidad de palabras, se sabía qué comportamiento se esperaba de ellos. Esta forma de educación se desprendía de la idea que en ese entonces se tenía del niño.

Actualmente, las diferentes teorías y modelos psicopedagógicos que fundamentan el funcionamiento de las escuelas en las que están nuestros niños tuvieron un impacto muy importante respecto a este cambio de percepción.

No es la intención de este libro revisar los fundamentos de dichos planteamientos, lo cierto es que todos somos testigos de cómo un niño cuenta con habilidades que, bien estimuladas, dan lugar a respuestas y destrezas que no habíamos imaginado. El impacto en la visión de lo que es un niño ha sido muy importante porque ha roto paradigmas que prevalecieron a lo largo de la historia de la educación.

Hasta aquí, todo parece ir muy bien.

El problema surgió cuando pretendimos que esto que habíamos descubierto nos tenía que llevar a hacer cambios en la manera en la que se enseña a obedecer, pero sin un planteamiento de modelos claros para hacerlo. Sólo ha prevalecido una idea que parecía obvia: si un niño es capaz de entender, obedecerá si le explicas lo que le estás pidiendo, sin embargo, no ha funcionado.

Sí es cierto, los niños son capaces e inteligentes, y sin duda alguna vale la pena continuar la educación formal (escuela) en esta línea. Sin embargo, la formación humana y moral de estos chicos no parece ir por buen camino. En la actualidad tenemos niños demandantes, a los que hay que repetirles las instrucciones varias veces para que obedezcan, que no parecen estar contentos con nada, que no tienen “llenadera”, que no valoran, etcétera. Los comentarios anteriores los escucho con más frecuencia de lo que quisiera.


¡Gracias por leer a Rosario Busquets Nosti!

Leíste 20 minutos

¡La Meta Es Leer! Gana un Kit Maratonista Penguin

Todos los derechos reservados Penguin Random House Grupo Editorial

Aviso de privacidad