La princesa de negro y los conejitos hambrientos

por Shannon Hale - Dean Hale

3 minutos

Comparte el capítulo en

1

La princesa Magnolia y su unicornio Cornelio cabalgaban hacia el pueblo. La princesa Margarita los había invitado a almorzar. Para dejar un hueco para el almuerzo, Cornelio no había desayunado.

En los almuerzos con la princesa Margarita había bollitos con mantequilla.


En los almuerzos con la princesa Margarita había pasteles de queso. En los almuerzos con la princesa Margarita había bandejas con montañas de donas espolvoreadas con azúcar glas.

Almorzar con la princesa Margarita era lo que más le gustaba en el mundo a Cornelio.

La cafetería ya estaba cerca. La brisa traía olor a pan calientito. Cornelio empezó a brincar de alegría.

Y, entonces, el brillante de diamantina del anillo de la princesa Magnolia sonó. ¡La monstruo-alarma!

Cornelio se quejó. Ahora no se le antojaba luchar contra monstruos. Lo que él quería era comer donas.


—No nos da tiempo de volver al castillo,

Cornelio —susurró la princesa Magnolia—.

¡A la cueva secreta!

A Cornelio le rugieron las tripas. Esperaba que el combate fuera cortito.


La princesa Magnolia y Cornelio cabalgaron a la cueva secreta.


¡Gracias por leer a Shannon Hale - Dean Hale !

Leíste 3 minutos

Llena el siguiente formulario y acumula el tiempo leído. Por cada 10min registrados en esta plataforma, Penguin Random House donará un libro a a Save the children.

¡Deja que los libros te inspiren! Participa en nuestro sorteo

Todos los derechos reservados Penguin Random House Grupo Editorial

Aviso de privacidad